Pastel de zarzamoras

Este pastel de zarzamora lo hice hace un par de meses con frutas frescas que compré en el tianguis.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A mi esposo no le gustan las frutas que tienen semillas así que este pastel de zarzamora solo lo prueba. Pero a mi y a mi hijo nos encantan!  Este pastel recomiendo comerlo completamente frío porque las zarzamoras recién horneadas tienden a ser muy ácidas, al enfriarse se vuelven dulces e irresistibles.

Honestamente yo me puedo comer este pastel sola, me fascina el sabor de las zarzamoras con el harina integral y el azúcar crujiente arriba. Por eso no lo preparo tan seguido, porque es un peligro y por las noches me susurra desde la cocina que vaya y me lo termine completo.

La receta es muy sencilla:

PASTEL DE ZARZAMORAS

2 tazas de harina
1 tazas de azúcar blanca
1 cucharadita de polvo para hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
2 huevos
1/2 taza de margarina
500 gr de zarzamoras frescas
1 cucharadita de vainilla

Se mezclan los ingredientes húmedos, se agrega la zarzamora, después se agregan los polvos y se vierte en un molde engrasado y se le espolvorea un poco de azúcar encima para que quede una capita crujiente.

190°C por media hora revisando con un cuchillo hasta que salga limpio.

El efecto de lo que comes en tu humor

Recientemente he leído muchos artículos de investigaciones de cómo afecta la dieta el estado de ánimo. Yo creo que todos hemos escuchado esto alguna vez. Las harinas blancas, los colorantes, el glutamato monosódico, los conservadores, etc etc. Pero lo que realmente interiorizaba no era que afectaban mi humor, sino que eran sustancias “malas”.  Curiosamente al buscar alguna imagen de comida chatarra me encontré con un artículo en http://www.la1260.com.mx que dice que las personas que comen comida chatarra corren el doble del riesgo de sufrir depresión…

comidachatarra

foto:www. la1260.com.mx

Mi única experiencia era con las harinas blancas. Al notar sus efectos adversos empecé a sustituirlas por harinas integrales. Todo lo que encuentran en este blog lo preparo con harina integral porque llena más, engorda menos, tiene más fibra y nutrientes, y causa menos irritabilidad. La verdad es que también soy una admiradora de las propiedades de los alimentos y trato de incluir siempre frutas, verduras y nueces.

Hace poco pude entender ese asunto del humor y los alimentos. Según conversaciones con otras amigas que también esperan bebé, parece ser que al embarazada los efectos de la comida son mayores. Hay alimentos que inmediatamente me producen un sueño feroz, (hamburguesas, pastas, alimentos pesados ricos en carbohidratos y grasas) otros me causan ansiedad y estoy buscando cosas dulces toda la tarde, sin mencionar el aumento de peso exagerado. Así que por el bien de mi productividad y funcionalidad decidí hacer unos ligeros cambios a mi dieta. Cuando como algo ligero, elijo una limonada en lugar de un refresco, uvas en lugar de galletas, un pan integral con mermelada baja en azúcar en lugar de una dona glaseada, lo noto. Me siento con más energía, con menos ansiedad, y me da menos hambre.

Trato de incluir verduras y frutas en todas mis comidas. A veces una fruta entre comidas no es suficiente. Las galletas y el pan dulce los reservo para el desayuno con café e inmediatamente los guardo.  Soy muy cuidadosa en elegir el momento de abrir un paquete de comida chatarra porque se que no encontraré paz hasta que me lo termine.

“Consintiendo” a los niños con comida chatarra

El efecto de la comida en los niños también es muy claro.  Puedes sentirte un adulto relajado, amable o consentidor si le das a los niños chocolates, dulces y galletas. Creerás que sus padres los racionan porque están siendo consciente de su valor nutricional, los hábitos futuros de los niños, la reciente lucha contra la obesidad infantil, caries  etc etc. Pero la realidad de las cosas es que si esos niños estarán a tu cuidado todo el día, te darás cuenta de que aunque esos son argumentos muy razonables y responsables, hay otros efectos más inmediatos y molestos de dar muchos chocolates, panes y dulces a los niños. Los verás inquietos, irritables, ansiosos por terminarse todo el paquete de galleta. Gritarán más, posiblemente pelearán más, te pedirán más comida al poco tiempo así que no te habrás ahorrado trabajo sino que tendrás más. Es posible que con todo ese exceso de azúcar los encuentres al rato con el estómago revuelto Y con hambre.

Por eso mi recomendación no es boicotear a Marinela, Bimbo y Ricolino, eso sería privarnos de uno de los placeres de la vida, sino ser un poco más conscientes de en qué momento vamos a comprarlos (porque una vez en casa nos robarán la paz y no podremos decidir cuándo comerlos) y en qué cantidades. Todo es cuestión de equilibrio, como cuando vamos a tomar, sabemos los efectos del alcohol así que nos moderamos y lo disfrutamos.

Nieve para Desayunar

Ayer hice de desayuno nieve de plátano casera.

banana ice cream

nieve helado de plátano banana ice cream

Dirás “¿nieve? no es un desayuno poco saludable para empezar el día?” Resulta que esta no 🙂
Esta nieve o helado es algo tan sencillo que no puedo evitar pensar porqué no lo hice antes.  Vi una entrada en el blog de thekitchn.com hace muchos meses que hablaba de cómo preparar nieve con un sólo ingrediente. Lo leí y guardé. En ese momento me acababa de mudar y todavía no tenía licuadora.  La receta es tan pero tan sencilla que cabe en un renglón.

Congela 3 plátanos pelados y luego ponlos cortados en la procesadora de alimentos o en la licuadora. Listo.

licuadora

Una vez que lo haces ves que las posibilidades son infinitas. Yo le puse Oreos molidas y cacahuates.  No necesita azúcar, ni leche ni nada. La textura es igual a la nieve o el helado comercial, cremosa y densa.  En cuanto a valor nutricional, es 100% fruta y puedes agregar todo tipo de ingredientes nutritivos como nueces, cacahuates, fresas, frambuesas o lo que tengas a la mano.  Es una rica alternativa a un licuado de desayuno.

Rica, riquísima. Mis niños, sobra decir que la devoraron y esperan pacientemente que a su mamá se le ocurra volver a darles nieve de desayuno 😀

Galletas de Crema de Cacahuate

Con la crema de cacahuate que preparé el otro día hice estas deliciosas galletas.

IMG_20130630_233458Teníamos que salir con los niños y pasaríamos muchas horas en el tráfico así que quise prepararles un snack saludable en lugar de comprar cualquier galleta para calmarles el hambre. Resultaron suavecitas y con mucho sabor a cacahuate. Les encantaron. Definitivamente las volveré a hacer. Esta es una receta muy versátil, se le puede agregar chispas de chocolate, pasas, nueces o lo que les ocurra.

La ventaja de hacer galletas es que si haces pocas terminas rápido. Las galletas duran menos de 10 minutos en el horno, en cambio hacer un pastel tarda alrededor de una hora  más la preparación (y limpiar la cocina después). Yo las preparé después de que los niños se durmieron y estuvieron listas en un ratito.

Ingredientes:

  • 1  1/4 tazas de harina (yo usé integral)
  • 3/4 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/2 taza de margarina
  • 1/2 taza de crema de cacahuate
  • 1/2 taza de azúcar blanca
  • 1/2 taza de azúcar morena
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 190°C. Mezcla harina, bicarbonato y sal

2. Crema la margarina, la crema de cacahuate, azúcar blanca y morena hasta que estén suaves. Mezcla el huevo, vanilla y gradualmente agrega los ingredientes secos.

3.  Forma la masa en bolas de 1 pulgada y colócalas en la charola en papel encerado separadas por 2 pulgadas.

4. Hornea de 8 a 10 minutos

Se sacan del horno blanditas para que no se pongan duras al día siguiente. Yo levanto un poco el papel encerado y veo que estén doraditas por debajo.

¡Estrenando Refri! Life’s Good

Hoy por fin, después de muchas peripecias está instalado y funcionando mi nuevo refrigerador de 22 pies 🙂

IMG_20130704_134351

Estoy feliz de la comodidad que me da sobre todo al lado del “frigobar” de 10 pies que tenía antes donde una parrilla completa estaba llena solamente con salsas y aderezos (mayonesa, aderezos de ensalada, aderezo de blue chesse, salsa de chile colorado, chimichurri, pesto, chiles jalapeños, chipotles, largos, y un largo etcétera). Ahora todo esto va en las puertas como Dios manda y ahora tengo espacio para comida.

Pero lo que más me emociona es el amplísimo congelador que está abajo y que muero de ganas de llenar con comidas y postres preparados por mi para comer cuando llegue nuestro tan esperado tercer bebé. Así que no se extrañen si ven mucha información por aquí acerca de platillos para congelar.

Crema de Cacahuate Casera

Desde hace tiempo tenía la curiosidad de hacer la crema de cacahuate en casa…Image
Había leído en varios blogs de lo fácil que era prepararla y decidí intentarlo. El fin de semana fuimos a la “recaudería”, que es como le llaman a las tiendas de verdura y fruta fresca, y compramos un kilo de cacahuate. Nos costó 40 pesos el kilo de cacahuates. Estuvo unos días en la cocina, esperando valentía de nuestra parte y ayer antes de empezar a cocinar decidí empezar a pelar los cacahuates. Pelé como 10 cacahuates y aunque fue muy entretenido y tenía la tentación de seguir, era ya hora de empezar la comida así que lo dejé. Después de comer, mientras ayudaba a mi hijo a hacer su tarea, mi esposo disimuladamente continuo con mi labor y antes de que terminara mi hijo de hacer la tarea, ya tenía dos tazas de cacahuate pelados y sin cáscara enfrente de mi. Entonces los metí a la licuadora con 1 cucharada de miel, 1 pizca de sal, y una cucharada de aceite de ajonjolí. Presioné varias veces y dejé descansar la licuadora cuando creía que se había esforzado demasiado y después continuaba hasta que obtuve la consistencia deseada.

Mis dudas antes de preprarla eran las obvias: ¿sabe bien? ¿sabe igual que la crema de cacahuate comercial? ¿sabe mejor? ¿será mucha la diferencia nutricional? ¿vale la pena pelar tantos cacahuates? ¿es realmente más barato? ¿es difícil de hacer?

Cuando terminé guardé la crema de cacahuate en un frasco vacío de Skippy y casi se llenó, lo que facilita mis conclusiones.

Sabor: A mi me pareció muy similar la crema de cacahuate comercial

Textura: Es menos cremosa que la versión casera

Nutrición: la crema de cacahuate casera la puedes preparar con ingredientes de más calidad y no necesitas agregar conservadores

Tiempo: Hacer la versión casera tarda unos 10 minutos más el tiempo que tardes en pelar el cacahuate

Precio:  40$ el kg de cacahuates yo estimo serían 2 frascos de crema de cacahuate comercial que cuesta alrededor de 50$, es decir, hacer la crema de cacahuate en casa cuesta menos de la mitad.

Definitivamente volveré a hacer la crema de cacahuate en casa. Fue muy entretenido y sabe rico. Tengo la tranquilidad de que se exactamente qué le estoy dando a mi familia.

Tortillas de Harina vs Lilly Parte I

Hoy me atreví a preparar tortillas de harina. Hace muchos años que son un tabú para mi. Alguien me había aconsejado por ahí nunca aprender porque si aprendía estaba condenada a hacer tortillas toda mi vida. Todo acerca de la receta me parecía algo que requería superpoderes: la receta secreta de la masa, amasar, formar círculos perfectos y del grosor adecuado, cocerlas en el feroz comal ardiente, pasar horas y horas frente al fuego y la masa desafiante hasta terminar agotada enfrentándome y venciendo a mis más grandes temores: el horror de obtener tortillas duras como frisbee, crudas, quemadas o insípidas.

Empecé como todos mis proyectos, sin excesiva preparación y postergando otras tareas porque si me espero a terminar todo lo que tengo que hacer, nunca hago algo nuevo. Tomé una receta de internet y mientras hablaba por teléfono de las cosas importantes de la vida, preparé mi primer intento de tortillas de harina. Mezclé los ingredientes, amasé, formé la masa en bolas, formé las tortillas y las puse en el comal caliente hasta que se inflaron y después las voltié.

¿Qué pasó? Resultaron tortillas más gruesas de lo esperadas y quebradizas, pero no estaban duras. ¡Estaban muy ricas! Su forma era entre circular y la figura de un engrane. No me avergoncé de mi primer intento de tortillas y lo más importante es que mis niños y mi esposo se las terminaron con singular alegría.

No se cuándo será la parte II de mi aprendizaje pero por lo pronto ya me adentré a los misterios de la elaboración de esta legendaria receta. He aprendido que en la cocina, una vez que dominas una nueva receta o habilidad, la desmitificas y se convierte en parte de tu bagaje culinario, pasa de lo imposible a lo posible resolviendo uno de los grandes problemas de la vida: como librarte de un antojo. Porque ya que sabes cocinar tu antojo te vuelves una persona más feliz. Sin estar a merced de alguien que lo prepare como te gusta.

Concluí que no puedo subir una receta hasta que quede bien ejecutada, así que después será. Las fotos, pronto.